Homenaje al Dr. Fernando Ortiz Monasterio Un humanista del siglo XXI

El humanismo ilumina la existencia de mujeres y hombres, entendido este desde su dimensión filosófica. Lo mismo abreva la enseñanza universal que la mayoría de las religiones poseen, al igual que el Siglo de las Luces que, para en el devenir histórico, dejó como valores centrales del orden social a la libertad y a la igualdad.

Pero seamos honestos, dejar gravitando los valores humanistas como una entelequia abstracta, es uno de los grandes males de nuestro tiempo.

El sólo filosofar sobre el amor al prójimo, corre el riesgo de volverse bisutería que adorna la personalidad de quién lo dice, pero que no transforma la realidad de las personas.

Ya decía el sabio Gandhi: “Lo más atroz de las cosas malas es el silencio de la gente buena”, y ese silencio se ha vuelto de una invisibilidad tal, que pareciera que hay quienes sólo están ocupados en mostrar la miseria moral de algunos seres humanos, sin reparar justo en los momentos aciagos. Toca mostrar aquellos seres humanos de luz, que con pensamientos y actos, nos muestran que el humanismo es el encuentro afortunado entre las ideas y los actos; entre la razón que se nutre para esclarecer el mundo y el corazón que con sus latidos, nos hace sentir el amor por el prójimo.

A este linaje de grandes hombres pertenece nuestro Gran Maestro Fernando Ortiz Monasterio.

Decía Carl Gustav Jung:

“Uno recuerda con aprecio a sus maestros brillantes, pero con gratitud a aquellos que tocaron nuestros sentimientos.”

El caso del Doctor Fernando Ortiz Monasterio, nos ejemplifica la forma en que un auténtico maestro nos toca y nos transforma como seres humanos.

Les comparto algunas frases que repetía de generación en generación:

“Ir siempre en la búsqueda de la excelencia”.

“Avanza más el dispuesto a aprender, que un terco a enseñar”.

“Haz lo que tengas que hacer”.

“La única regla de un buen ayudante es no estorbar”.

“Ustedes son mi familia extendida, son la familia que yo escogí para seguir mi camino, son la familia con la que comparto esta aventura intelectual”.

Su cautivadora personalidad estará vigente con ejemplos de sus vivencias, y con su particular forma de encarar la vida, misma que prevalecerá más allá de lo inimaginable entre todas las personas que tocó con la sabiduría y la sencillez que distinguían a nuestro querido maestro. ¡Gracias Maestro por enseñarnos a vivir nuestra profesión!

Conviene resaltar que, ‘Profesor’, con cada uno de sus actos conjuraba el futuro; entendió que a la par de su carácter de ejemplar trabajo científico, se encontraba su ideal de ser formador de generaciones.

Asumió su vida como fruto y como raíz.

Hoy en día son miles de niños y adultos los que, ya sea por sus manos o por sus enseñanzas, sonríen por su vida reconstruida.

Más que un Profesor, fue un padre intelectual que nos inculcó la búsqueda de la excelencia científica, y que nos enseñó a ejercer nuestra profesión siempre en el máximo nivel.

Admirador de Gaspare Tagliacozzi, Fernando Ortiz Monasterio surge como un Tagliacozzi moderno: atiende a sus pacientes y con la mirada de sus ojos profundos, les da esperanza o la seguridad de que la vida después de su atención, no será la misma.

La muerte sólo existe en el olvido. Por eso, el humanismo se centra en la memoria, porque el recuerdo es la llama viva y purificadora que vence a la muerte para dar paso a la vida.

Vivo está nuestro Maestro, porque se hace presente en cada enseñanza y en cada ejemplo de conducta recta que dejó para la posteridad. Vivo e intacto hay que mantener su legado de conocimientos, amor a la humanidad y honestidad. Un digno hijo de Hipócrates que nació y amó la tierra de nuestro México.

Vivo está porque su obra continúa, porque sus enseñanzas fructificaron, se multiplicaron, se extendieron. Vivo está porque su enseñanza permanece en todo aquel que busca la excelencia gracias a su ejemplo. Vivo está porque se sembró en nuestros corazones.

 

Dr. Gustavo Ramos Becerra, Generación 73-77.

Dra. Laura Andrade Delgado.

Presidente de la Asociación de Médicos Ex Residentes y Residentes del “Dr. Fernando Ortiz Monasterio”. 2016-2017

Generación 93-96.

 

3 comentarios el “Homenaje al Dr. Fernando Ortiz Monasterio Un humanista del siglo XXI

  1. Palabras sabias y elocuentes del Dr Ramos Becerra para recordar la existencia de un hombre unico y del que muchos tuvimos el privilegio de aprender! Gracias Maestro! Gracias FOM! Por hacer mi vida como Cirujano Plastico mas facil! Por dirigirme por el camino del buen trato al paciente, de los resultados optimos y de las pocas complicaciones pues todo lo que tu y tu generacion tuvieron que enfrentar tu nos lo evitaste al advertirnos por donde ir en busca de la excelencia. Un abrazo fuerte dondequiera que estes!

  2. Honor a quien lo tine de sobra merecido. Gracias por compartirnos en el boletín este articulo

  3. Tuve el gusto y placer de conocer al Dr. Ortíz Monasterio desde que tenía yo 14 años, obvio a esa edad no como paciente. pero si como amiga, el estaba en ese entonces en la Clínica de Londres, pasaron los años y ya lo vi como mi Dr, después de un cabezazo que me dieron en la nariz. No me quiso operar pues decía que tenía una nariz perfecta, pero con el tiempo si la necesitaba lo haría!!!! Fue para mi un excelente ser humano, un Dr y Hombre muy humano, leal, siempre ayudaba a la gente, siempre sonriendo y dando ánimos a todos….Son tantas cosas lo que puedo decir de el que nunca terminaría!!! Se que está bien gracias a Dios y siempre lo llevo en mi corazón!!! Dios lo bendiga hoy y siempre, gracias por todo lo hermoso que conviví con Usted….Atte Mónica Cordero…

The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.