Terrorismo, guerra y realidad en el campo quirúrgico

Por: Luis Rodrigo Reynoso Rivera-Río.

Hace unos cuantos meses me dieron la oportunidad de realizar una rotación en el Departamento de Cirugía Plástica en Ankara, Turquía; y aunque antes de decidir venir a este lugar varias personas me advirtieron con mensajes como: “¡no es el mejor momento!”, “…el terrorismo está a todo lo que da en esos lugares”, “¿vas a ir al país vecino de Siria?”, entre otros comentarios; muy dentro de mi, quizá la curiosidad, la aventura o tan sólo el imaginar la experiencia de vida, me alentaban a seguir con el plan.

Definitivamente no sabía a qué me enfrentaría, aunque sabía que algo grande tenía que vivir.

Y es que el terrorismo y la guerra no excluyen; por el contrario, requieren del Departamento de Cirugía Plástica pues a diario, vemos casos que, espero, anhelo, pido, rezo y ruego al universo, no verlos en México.

No es fácil mantenerse inmune e insensible ante casos de niños provenientes de Siria en calidad de refugiados, que en su infancia están viviendo tormentos y agresiones, niños que acuden pidiendo ayuda, y a los que mientras pasamos visita, les retiramos gasas que cubren la cara desfigurada de uno de ellos…

“Paciente masculino, 14 años, quien hace algunos días sufrió de una amputación total de nariz al intentar cruzar la frontera; ha venido acompañado de un familiar solicitando reconstruirle la nariz… Se le ha practicado un colgajo radial libre, anastomosado a la arteria facial…”

Su familiar narra la evolución luego de la primera cirugía. Puedes ver el miedo del niño aún en su mirada cabizbaja; desconfía de todo, no emite ni una sóla palabra, pero ante la exploración, un par de lágrimas comienzan a deslizarse por su deforme contorno.

“Esperen, ahí viene este paciente de la República de Yemen. Le ha explotado una granada en la cara y le ha destrozado tanto maxilar como mandíbula. Creo que hemos logrado un buen trabajo: ahora puede abrir y cerrar, hablar y masticar, sólo nos falta darle un poco de más proyección al labio superior… quizá debamos realizar algún avance de mucosa y un poco de injerto graso…”

Pero ahora tocó el turno a su propia nación con el reciente ataque terrorista, -que no se sabe aún si han sido artefactos sembrados u hombres bomba, si han sido kurdos o estrategias políticas preelectorales perfectamente planeadas-, en donde en un Rally por la Paz en el que se encontraban reunidos izquierdistas y activistas pro kurdos, entre otras personas; fueron detonados explosivos de dinamita con proyectiles metálicos incluídos con el propósito de expandir y hacer más severo el daño. Ataque que hoy arroja números por arriba de los 100 muertos y 246 heridos, 30 de los cuales están siendo atendidos en este hospital, en donde 3 han fallecido por la gravedad de sus lesiones.

¿Cómo ha tomado la gente este ataque?, ¿qué cambios ha habido?, ¿qué ambiente se respira?

Igual que en todos lados, veo, siento y escucho un poco de todo: extremos de indiferencia y chispazos de humanidad:

– “Esto ya había ocurrido antes…”

– “No te alarmes, suele pasar…”

– “¡¿Qué diablos está pasando?!”

– “¡Este mundo está dividido en dos: gente con y sin corazón!”

– “Luis, esto puede ser sólo el principio de un gran caos, ¡ten mucho cuidado!”

– “Ni modo, que tristeza por esa gente”

– “…también, ¡¿quién les manda andar metidos en el borlote?!”

– “…agradecemos su preocupación y condolencias internacionales, pero deberían hacer algo para frenar a sus respectivos gobiernos que están metidos hasta las narices buscando poder-petróleo-dinero.”

– “Tenemos que hacer algo, ¡no podemos dejar que nuestros gobernantes sigan pisoteándonos de tal forma!”

En fin… -luego de un profundo suspiro-, ¿les parece que estamos muy ajenos a este tipo de circunstancias?, ¿o es la misma ‘gata revolcada’?

Algunos datos que hacen eco en mi cabeza:

– Hace un año, el Primer Ministro Turco daba el pésame ante un ataque terrorista e inclusive, participaba en el funeral de los 12 periodistas fallecidos en Francia. Aquí: no se ha aparecido en ninguno. ¿Les suena?

– Curiosamente todas las muertes han estado ocurriendo luego de que anularan las últimas elecciones, en donde el partido mayoritario obtuvo sólo el 40% de los votos y en donde al resto les negaron formar coaliciones. Entonces, dentro de 3 semanas (a la fecha de estas líneas), se pretende repetir las elecciones.

– Empezaron a reforzar la seguridad inspeccionando automóviles en estacionamientos, mochilas en el transporte público, etc. Pero sinceramente, como estamos acostumbrados a que Estados Unidos nos encuere y toquetée para pasar por ‘su territorio’ (les recuerdo que la geografía de México era otra hasta 1848), pues creo que se portan ‘buena onda’ o hasta ‘lait’.

– Desmintiendo a ciertos periodistas, NO han bloqueado Facebook, Twitter, Instagram ni ninguna otra de las redes sociales. Aunque habiendo vivido en China durante un tiempo, creo que nada es imposible.

Me gustaría cerrar con esta magnífica frase del fundador de la República Turca, Gazi Mustafa Kemal Atatürk, y que tal parece que a muchos, podría hacernos recordar algo:

“A esta nueva generación naciente: ¡El futuro es suyo!, nosotros hemos fundado la República, pero son ustedes los que se encargarán de levantarla y mantenerla viva”.

Derechos Reservados©

 

The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.