La riqueza de la Cirugía Plástica en contraste con la pobreza de la lectura en nuestro México

Por LCC Juan Carlos Guerrerosantos.

Triunfadoctors Mercajournal.

Mientras camino por los abarrotados pasillos de la FIL (Feria Internacional del Libro en Guadalajara), me pregunto si todas estas personas realmente leen, publican o nada más vienen a pasear, e inmediatamente, esto me lleva a una reflexión que no puedo dejar pasar por alto: ¿Qué tanto se lee acerca de la Cirugía Plástica en nuestro país?

La buena noticia, es que vivimos en la séptima potencia a nivel mundial donde se realizan un gran número (desconocido por cierto) de cirugías plásticas; pero desafortunadamente, nuestro México ocupa el penoso lugar número veinticuatro en cuanto al hábito de la lectura se refiere, y creo que esto, se refleja tanto en los pacientes como en los especialistas.

En primera instancia voy a hablarles de las(os) pacientes: Un(a) paciente bien informada tiene un mejor resultado que aquella o aquel que no lo está. Un paciente bien educado sabe lo que puede esperar en cuanto a resultados; posee mejor comunicación y puede propiciar una mayor confianza hacia su cirujano plástico, además de que sabe seguir las recomendaciones para tener un buen seguimiento post operatorio y una recuperación satisfactoria.

La siguiente reflexión es: ¿cuánto y qué lee el cirujano plástico? Si bien el Consejo Mexicano de la especialidad certifica y recertifica a un especialista por medio de puntajes, asistencias y otros mecanismos, realmente el grado de lectura es responsabilidad individual y gusto de cada quien. Depende de su grado de afición por la lectura y sus ganas de lograr aprendizajes, desaprendizajes o reaprendizajes continuos en función de la actualización y el amor por su profesión.

Lo cierto, es que aquellos que ‘saben’ leer, serán mejores respecto a sus técnicas, eficiencia, actualización tecnológica y probablemente, sean buenos investigadores que de paso aporten algo a la tan desinflada ‘caballería científica’, hoy tan carente de un buen número de publicaciones mexicanas dentro del mar del saber de la Cirugía Plástica mundial.

¡Hay que leer! De preferencia con un objetivo y una metodología. Yo empecé por llevar un diario respecto a mis objetivos en el campo de la lectura. Es muy simple: al principio del año anoto las metas del conocimiento que deseo adquirir y de allí, procedo a anotar mis logros cotidianos; es decir, a llevar el conteo del minutaje diario y a anotar cada que termino de leer un libro. Al final del año tengo un simple pero buen reporte para felicitarme y para poner mi reto del año próximo. Lo que no se puede medir, no se puede mejorar, y este diario entonces resulta muy personal, pero sumamente útil.

¡Gracias por leer! Si sigues así, te lo agradecerán tus pacientes, tus colaboradores, tu familia, tus colegas, tus alumnos y tus maestros…

 

Derechos Reservados©

 

The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.