¿De dónde vengo?

Por: Dr. Luis Rodrigo Reynoso Rivera-Río

-Rodrigo, ¿qué te parece si ahora nos escribes algo sobre el Instituto Jalisciense de Cirugía Reconstructiva?

Así fue como me llegó la invitación para escribir este segundo artículo. Pensaba y pensaba, y tras un profundo análisis, esto fue lo que concluí:

“Yo en lo personal lo considero particularmente ÚNICO. ÚNICO centro de formación de CIRUJANOS PLÁSTICOS ESTÉTICOS Y RECONSTRUCTIVOS.

 

¿Quieren saber a qué me refiero?

Pues en mi corta experiencia -y con algunos kilómetros recorridos por el planeta-, me he dado la oportunidad de dialogar, conversar, compartir y conocer algunos Centros de Formación y Hospitales, y no había conocido alguna “Fábrica de Cirujanos Plásticos” que pudiera estar formando de tan extraordinaria manera a los Cirujanos Plásticos de hoy.

Estamos hablando de un lugar que nace como todo: de la nada, de la inspiración y del esfuerzo dedicado a diario desde su fundación en julio de 1976 hasta hoy, por su fundador -y actual Director- el Dr. José Guerrerosantos. Lugar que ha sido testigo de un total de 45 generaciones y 338 Cirujanos Plásticos provenientes de más de 20 países distintos.

Ahí, donde a diario se vive una especie de ‘mini mundo’, iniciamos el día compartiendo un “buenos días” en sus muy diferentes modismos, acentos e interpretaciones. Luego de un pase de visita con múltiples y fascinantes resultados, de las muy diferentes y peculiares formas de expresión quirúrgica convertidas en arte y vida, que cada uno de mis compañeros comparte; nos reunimos para recibir una clase preparada por cada uno de los que integramos este grupo de Cirujanos. Abiertos al debate, cada uno expresa sus muy personales aportaciones, médicos procedentes de países caribeños o de la querida y exquisita Centro-América, de la tan apreciada y amada Sudamérica y por qué no, hasta de europeos que vienen a formarse a este instituto.

Utilizando esos puentes creados, el Departamento de Enseñanza nos apoya para salir, aprender, comprender y traer de vuelta lo valorado, porque cualquier egresado de la más prestigiosa universidad del mundo, no podrá comparar las cifras de pacientes y la experiencia que un Cirujano Plástico de este Instituto adquiere.

Con aproximadamente 5 mil pacientes que consultan al año y un promedio de 3,331 procedimientos quirúrgicos programados anualmente, destacan en el Área Reconstructiva las cirugías de:

  • Labio y paladar hendido.
  • Cirugía de mano (fracturas, amputaciones, quemaduras, etc).
  • Corrección de defectos y cicatrices varias.
  • Toma y aplicación de injertos.

Y en el aspecto estético:

  • Rinoplastías.
  • Abdominoplastía.
  • Liposucción.
  • Mamoplastías de aumento.

Esto por mencionar los 4 procedimientos más realizados según las últimas estadísticas de nuestro Instituto.

Y es que además, vivir en una ciudad tan bohemia y romántica, en donde verdaderamente se respira “la tierra mojada” y se aprecia el radiante púrpura de las jacarandas, el apasionante rojo de los tabachines y de los árboles ‘lluvia de oro’ que coronan el inicio del caluroso verano; vivir en una ciudad donde todas las personas tienen acceso a este derecho de salud de forma gratuita, o con un bajo costo de recuperación o donativo desde hace ya casi 40 años, es algo increíble.

Porque puedo asegurar que somos únicos. El gobierno del Estado a través de la Secretaría de Salud, hacen un grandísimo y desinteresado esfuerzo para poder brindar alegría y ayudar a la gente de Jalisco y sus alrededores a recuperar la autoestima y función, para reintegrarlos en un mundo gobernado por prejuicios y limitaciones, dedicándose a brindarles una segunda oportunidad para salir adelante.

 

Maestro Guerrerosantos. Compartiendo su sabiduría y su experiencia y gustoso de ofrecer y dar oportunidad a muchos a los que el mundo los consideraba olvidados. Pionero de grandes técnicas quirúrgicas, ha publicado cientos de artículos; ha sido criticado y juzgado, mas luego homenajeado, por lo que algunos consideraban “estar cometiendo un error”, como lo fue en el caso de su experiencia en el uso del tejido graso como uno de los principales tejidos regeneradores, o sus técnicas -a veces plagiadas- por grandes autores de esta cambiante y renovadora sub especialidad.

Que maravillosa forma de trascender en la vida. Mi corazón le reconoce y agradece tan noble labor.

Estoy convencido de que muchos de nosotros sabremos hacer continuar su labor y seguir reproduciendo este modelo; algunos en esta ciudad, otros en sus propios estados, y muchos otros más en sus respectivos y siempre anhelados países.

Y mientras estemos en este planeta, siempre cuidarnos y recordarnos día a día el motivo por el cual se fundó este Instituto: ayudar y compartir; enseñarnos a no perdernos, así tenga que ser luchando contra la apatía y la incongruencia…

 

Maestro: hemos estado escuchando y analizando todas las mañanas de sábado en la que nos regala su tiempo para enseñarnos (que lo que bien se aprende, nunca se olvida…) cómo dominar impresionantemente los idiomas, al traducirnos simultánea e instantáneamente -y a sus 83 años de edad-, sus ponencias de carácter internacional en inglés, sus mejores aportaciones a la especialidad o las fotografías de sus viajes al Cairo, y la historia de uno de los dos murales artísticos que adornan el interior, uno de los cuales amo y admiro. No hay día que no pase por ahí y me detenga a verme en el bien posicionado espejo para recordarme con una sola imagen. Me miro al espejo y pienso:

¿Quién SOY?, ¿hacia dónde VOY? y ¿qué estoy HACIENDO para lograrlo?

 

Y es que mostrarnos cada sábado, con una sonrisa al entrar al auditorio, sus resultados siempre educativos, las impecables fotografías de seguimiento a los pacientes, los dibujos y esquemas que su amigo (no médico) plasma perfectamente en bellísimas acuarelas. Lograr que no uno, sino cientos de pacientes regresen al año, a los 2, a los 5, a los 12, y hasta 25 años después, vistiendo justo la misma ropa (o algo muy similar), para poder mostrar la veracidad y autenticidad de sus casos, pero sobretodo, el amor de sus pacientes para seguir conectados a Usted. Eso Maestro…lo llevo gravado y grabado en el corazón y la mente.

Aquí estamos al pié del cañón. Comprometidos con nosotros mismos y por consiguiente con ustedes.

Cuando las puertas de este Instituto se abrieron para recibirme, recuerdo bien haberle prometido a Usted Maestro “demostrar cada día con acciones quién soy”. Hoy le digo, poniéndome la camiseta del Instituto: Estamos produndamente agradecidos con usted por haber sido visionario, generoso y humano, y por haber formado para nosotros este valiosísimo, maravilloso e ilustrativo Instituto. ¡Gracias por existir y coexistir!

Orgullosamente puedo decir: ¡soy del Instituto Jalisciense de Cirugía Reconstructiva!

Las cosas hermanos… ¡se hacen en vida!

P.D.Como toda creación humana siempre habrá áreas de oportunidad y mejoría, pero como dicen esas palabras que el Maestro seleccionó para la entrada del auditorio: “SABER para SERVIR”

Derechos Reservados©

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.