Experiencia primera rotación en Alabama

Por: Dr. Guillermo Ramos Gallardo.

Tuve la oportunidad de estar en la Universidad de Alabama en donde realicé parte de mi formación. Inicialmente, tuve mi primer contacto durante una rotación, cuando cursaba el último año de la especialidad de Cirugía General en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, Salvador Zubirán. El que había sido mi jefe de servicio, el Dr. Héctor Orozco Zepeda, había conseguido que pudiéramos pasar en aquella ciudad, una estancia de dos meses con gastos pagados, incluyendo hospedaje, avión y alimentos (creo que hasta la fecha la rotación esta vigente). Yo decidí pasar esos dos meses en el servicio de Cirugía Plástica y posteriormente, junté mis dos periodos vacacionales para rotar en el Instituto de Cirugía Reconstructiva de Jalisco.

Me encontraba nervioso de rotar por primera vez en los Estados Unidos, me preocupaba mucho el hecho del acento que tenía y en ocasiones me ponía nervioso. Conforme pasaron los días, me di cuenta de que habían muchos doctores originarios de países cuya lengua nativa no es el inglés, y que también tenían acento, sobre todo los hindús, cuyo inglés suena muy diferente.

El equipo quirúrgico al que me asignaron estaba a cargo de un residente de origen sirio: Cabbabe, quien se portó muy amable y a quien le gustaba que pusiera música mexicana en el quirófano. -Él estaba casado con una anestesióloga de origen español-. Pasamos mucho tiempo en quirófano con el Dr. Fix, quien tiene unos resultados extraordinarios en cirugía mamaria, sobretodo en microcirugía.

No podían faltar las sesiones académicas siempre precedidas por el Dr. Vasconez (quien se retiro recientemente). El Dr. Vasconez, de origen ecuatoriano, es un cirujano pionero en muchos campos de nuestra especialidad. Tiene una inteligencia superior, siempre era bueno escuchar sus pláticas, y en quirófano disfrutaba de ver sus cirugías. Definitivamente lleva mucho tiempo en el medio y la experiencia que tiene es una herramienta muy útil: con él aprendí a tener paciencia con todos los pacientes, que no existe cirugía menor ni menos importante, ser prudente con mis palabras dentro y fuera del hospital, y amar mi profesión. Podría escribir mucho de las vivencias con el doctor Vasconez; la gente que lee esto y que tuvo la oportunidad de estar con él, comprenderá mis palabras: You are a patritian, you won´t learn!

Los quirófanos en Alabama son extraordinarios y no le piden nada a ningún quirófano en ningún sitio. La sesión empezaba a primeras horas del día: firma de consentimiento, marcaje, últimos preparativos y en punto de las siete de la mañana, empezaba la primera cirugía, dos horas después la siguiente y así sucesivamente. En punto de las doce estábamos listos para el lunch -el cual era bastante bueno-; según la agenda, continuábamos en quirófano o íbamos a la consulta. Por la tarde nos reuníamos en la sala de juntas, platicábamos un poco sobre el día y dábamos paso a la clase o a la sesión según fuera el caso.

Creo que el rotar fuera de tu zona de confort te ayuda mucho, te pone a prueba y te da la oportunidad de aprender cosas nuevas. Hasta la fecha, sigo con el deseo de rotar nuevamente, pero las labores propias de mi actividad en el hospital público y privado no me dan oportunidad de hacerlo en este momento. Sin embargo creo que nunca es tarde para aprender cosas nuevas.

Derechos Reservados©
The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.