Mi experiencia en el extranjero: Brasil

Por:  Dr. J. Martín Morales O.

La Cirugía Plástica Estética Reconstructiva en México se posiciona como una de las mejores del mundo. Dicha categoría, se ha logrado gracias a una formación cada vez más completa, donde sólo los mejores llegan y se mantienen vigentes. Así es como surge la pregunta: ¿qué diferencia hay entre la Cirugía Plástica mexicana y la de otros países? Pues la respuesta sólo llegó viviendo la experiencia.

Fue así como en el octavo y último año de mi formación como Cirujano Plástico en el Hospital General Dr. Rubén Leñero, en la Ciudad de México; tuve la oportunidad de viajar a Brasil: cuna de Cirujanos Plásticos creadores de innovadores procedimientos y de gran prestigio internacional.

El objetivo del programa académico era reforzar la parte estética, sin embargo, como logro agregado pude conocer las dos caras de la moneda: la cirugía plástica del sector público y la del medio privado.

El primer destino fue Río de Janeiro, una ciudad contrastante en todos los aspectos. Paradisíacas playas e impresionantes bellezas naturales enmarcadas por sus precarias favelas. Diferentes razas, profesiones y estratos sociales, pero compartiendo en común cuerpos casi perfectos, bien fuera por el resultado de una cirugía (sin olvidar su increíble genética), o ayudados por el ejercicio riguroso. Todo como parte de un impresionante culto a la belleza.

Gracias al contacto con el prestigioso Dr. Carlos Roxo, llegué el “Hospital Federal do Andaraí”, un centro médico público de 12 pisos con más de 400 camas censables para múltiples servicios. Ahí, pude conocer el sistema de trabajo del Servicio de Cirugía Plástica que él mismo dirige.

Los 9 residentes (3 por año), se encargan de la logística de la programación y un día a la semana, se discuten casos clínicos que serán operados.

Las cirugías mayores son de Reconstrucción Posbariátrica -a cargo del Dr. Roxo-, y procedimientos estéticos varios. Los residentes del último año casi siempre son los que realizan los procedimientos, bajo la tutela de un médico adscrito.

La Reconstrucción Oncológica, Quemados, Congénitos y Mano, son áreas que también integran la formación, pero que no en todos los Hospitales de Brasil es posible llevar a cabo.

La principal similitud con un Hospital público Mexicano, es que se realizan grandes procedimientos con los mínimos recursos. En este caso en particular, gracias a la perseverancia de su Jefe de Servicio.

No existen las guardias presenciales, sin embargo, la devoción de todos los implicados en una cirugía y el continuo seguimiento de sus pacientes, hace que las jornadas laborales duren todo el día. El ambiente siempre es de cordialidad y entusiasmo en todos los rangos dentro y fuera del quirófano.

Al ser interrogado sobre nuestro sistema de trabajo en Hospitales Públicos, no escuché más que impresiones de real de asombro (todas positivas), cuando escuchaban todas las áreas que en México abarca nuestra especialidad. Así pues, la convivencia constante o simples charlas con los adscritos y residentes, llegaron a convertirse en todo un intercambio académico y cultural.

Al pasar los días fui adaptándome al idioma, al café-da-manhã (un desayuno muy ligero en comparación al mexicano), y a los platillos sin picante (aunque siempre hubo una salsa Tabasco cerca).

Para continuar, mi segundo destino era la Clínica Privada Raúl González en la Ciudad de Ribeirao Preto, SP. Ahí, el objetivo era aprender del propio autor las actualizaciones en Gluteoplastía y manejo del Platisma.

La logística y el orden de la Clínica nunca dieron lugar a tiempos muertos dentro de su funcionamiento, por lo que era posible realizar de 3 a 4 procedimientos tan sólo en el turno de la mañana.

La cirugía de contorno corporal seguido del lifting facial, fueron los procedimientos en los que más tuve la oportunidad de asistir directamente, poniendo en práctica lo ya plasmado en los libros y artículos.

El resultado fue totalmente satisfactorio, pues el Dr. Raúl transmite el conocimiento de una forma tan clara, que es imposible no obtener un aprendizaje. Un gran profesor con una enorme calidad humana.

Otro destino fue Sao Paulo para la 35ª “Jornada Paulista de Cirurgía Plástica”, que es el segundo congreso en importancia a nivel nacional, y en donde conocí a personajes tan ilustres y a la vez tan humildes como el Dr. Baroudi y el Dr. Saldanha.

Además de las conferencias, fui testigo de cómo la Sociedad Brasileña de Cirugía Plástica, también difunde estrategias para evitar la usurpación de nuestra profesión, exhortando a los profesores de Posgrado, a sembrar en los más de 700 residentes actuales, un mayor interés en el campo reconstructivo.

Brasil y México, países con el 2do y 3er lugar respectivamente, con el mayor número de cirugías plásticas a nivel mundial; difieren principalmente en el proceso de formación de un Cirujano Plástico. Mientras que aquí aprendemos primero la reconstrucción y al final se da énfasis a la estética, en Brasil ocurre lo contrario.

Sin embargo, puedo decir con certeza después de convivir dos meses con residentes, adscritos y cirujanos plásticos consagrados, que la gran semejanza entre ambos países es la hermandad innata que nos une, y el ejercicio de esta maravillosa especialidad con una inigualable pasión.

Y donde hay PASIÓN, hay GRANDEZA.

Derechos Reservados©

IMG_9247

The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.