Retos del Cirujano Plástico Joven

Por: Dr. Guillermo Ramos Gallardo.

Servicio de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva. Unidad de Atención al Niño Quemado. Nuevo Hospital Civil de Guadalajara ‘Juan I. Menchaca’. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

 

La Cirugía Plástica es una especialidad innovadora, en constante cambio; sumamente atractiva para médicos, especialistas, pacientes y para la población en general.

Nuestro país cuenta con escuelas de Cirugía Plástica de renombrado prestigio; cirujanos plásticos mexicanos llevan en alto a nuestra especialidad tanto a nivel nacional como internacional pues se han logrado grandes avances médicos gracias a las aportaciones de colegas, compañeros y maestros del gremio.

Regresando un poco el tiempo, me gustaría platicarles una gran experiencia y enseñanza que marcó mi destino como médico, cirujano, profesionista y ser humano.

Con la finalidad de obtener un lugar como residente en Cirugía Plástica, acudí a varias entrevistas en diferentes hospitales; en uno de ellos, -un hospital particular-, me cuestionaron sobre el por qué deberían aceptarme si yo era un estudiante que no iba a aportar nada al programa de esa institución, a lo cual respondí: “puedo ofrecer trabajo duro, interés y mucho estudio”. Me pareció obvio que un residente de Cirugía General no podría ofrecer mucho en el ramo de la Cirugía Plástica.

Desafortunadamente mi respuesta, y quizás mi perfil, no era el que buscaba esa institución. Sin embargo, este hecho me llevó a mi Alma Mater, la Unidad Hospitalaria “Fray Antonio Alcalde” antiguo Hospital Civil de Guadalajara.

Nunca olvidaré las palabras de la encargada de enseñanza de esa escuela, la Dra. Ana Rosa Ambriz, quien decía que esa institución “aparte del conocimiento en nuestra materia, podría ofrecerme mucha calidad humana”. ¡Todo lo contrario a mi entrevista anterior!

En ocasiones reflexiono y observo que la calidad humana es un factor extraordinariamente importante en nuestro actuar profesional, y que no todo es el conocimiento plasmado en libros, y en excelentes resultados con el bisturí. Es indispensable establecer una relación médico-paciente sana y de confianza. Esto es algo con lo que se debe trabajar a diario y que, durante mi estancia en Estados Unidos comprobé.

Actualmente, con mucho orgullo y a manera de retribución por todo lo que aprendí, colaboro en la enseñanza de los residentes de esta extraordinaria institución, el Hospital Civil de Guadalajara.

En otra entrega comentaré otras reflexiones…

Derechos Reservados©
The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.