Las identidades del Cirujano Plástico. Opinión Personal

Por: Dr. Rufino Iribarren M.

Se ha sugerido que nuestra especialidad atraviesa una etapa crítica debido -entre otros factores-, a un exceso en la demanda de aspirantes a cursarla, sumada a los múltiples cursos no estandarizados (en cuanto a requerimientos de entrenamiento) que se ofertan; a la creación de programas al margen de la ley, y a una supuesta controversia entre la Cirugía Estética y la Cirugía Reconstructiva, de la que ya se habla en los medios de comunicación. De esto último, se hacen comentarios sobre la posibilidad de eliminar la palabra “estética” de los nombres de nuestras Asociaciones.

En EE.UU., hay escasez de médicos generales: el profesional de la medicina busca dedicarse a especialidades más lucrativas (1). Un estudio hecho en la ciudad de California, arrojó que el 30% de los médicos que hacían liposucciones y procedimientos estéticos con inyectables, eran médicos generales (2).

Aparentemente, es necesario que la formación o los cursos de la espacialidad, se abran para que puedan captar a todos los aspirantes que cumplan con los requisitos; incluso, es necesaria la creación de cursos privados, siempre que sean avalados por las universidades, dado que la vocación es una motivación que nunca se pierde. Es mejor tener a todos los aspirantes dentro del gremio y dentro de la AMCPER, que fuera de ella.

Por otro lado y dentro de la vocación, al elegir un oficio entra a consideración el aspecto económico y por ello, se elige uno que dé certidumbre económica a lo largo de la vida. Es conveniente difundir en todos los medios la realidad de Estados Unidos, misma que no debe de ser muy diferente a la nuestra.

Los especialistas que tienen el primer lugar en ingresos anuales son los ortopedistas, seguidos de los urólogos, los ginecólogos, los anestesiólogos y los cirujanos plásticos en quinta o sexta posición. El profesional de la medicina que tiene los mayores ingresos es el CEO, que administra los hospitales privados. Esto podría desalentar a un gran porcentaje de aspirantes (3, 4, 5). Era de esperarse: en una encuesta realizada en los Estados Unidos, encontraron que dentro de los no cirujanos plásticos que practicaban cirugía estética, no figuraban los ortopedistas (6).

 

El permitir o hacer más accesible la formación de cirujano plástico, incrementará el número de los mismos. Al principio se saturará la especialidad, pero inevitablemente se llegará a un equilibrio, siempre que la AMCPER tenga el control de esta situación.

A principios de la década de los ‘90, en EE.UU. se proyectó que para el año 2000, la carrera de medicina estaría saturada. En base a esto, los estudiantes hicieron su elección, ocasionando incluso hasta el 2010, una escasez de médicos en algunas áreas de dicho país. Situación que probablemente se prolongue hasta el año 2020, a consecuencia del efecto paradójico de la toma de decisiones en base a la información (7).

La AMCPER debe de acercarse a los cursos irregulares para ayudarles a corregir su situación, y al mismo tiempo controlarlos. Su propósito, debe ser el de hacer una regulación estricta que genere seguridad, calidad y eficiencia en la cirugía plástica mexicana.

Es muy cierto que la especialidad de Cirugía Plástica tiene dos identidades muy definidas, una es la del Cirujano Plástico Reconstructor y la otra es la del Cirujano Plástico Estético. Todas las especialidades tienden a la “súper especialización” debido a la aparición de nuevas especialidades y a que tanto el conocimiento, como las aptitudes para ejercerlas, aumentan. Ese aumento del conocimiento hace imposible dominar eficientemente todo el espectro.

 

Durante el transcurso de su vida profesional, un Cirujano Plástico puede adoptar las dos identidades por separado o de manera simultánea, dependiendo de sus circunstancias. La presencia marcada de identidades en el Cirujano Plástico está comprobada en Estados Unidos, por la existencia de sociedades de Cirugía Reconstructiva y de sociedades de Cirugía Estética, que están bajo el amparo de la ASPS, que es la Asociación madre coordinadora de todas las demás.

Es válido que surja una asociación de lipoplastía, de rinología estética, de cirugía de la mano, del paciente quemado, o de microcirugía que incluya otras especialidades, pues el intercambio de conocimiento así lo requiere. Lo que no es válido, es que estas sociedades no se supediten a la asociación madre que en México, es la AMCPER, y quien en su papel, debe hacer hasta lo imposible por regularlas y en su caso, cobijarlas y acercarlas al gremio.

Además de las dos identidades mencionadas anteriormente, se habla de una tercera, la del Cirujano Plástico Restaurador. Siguiendo los pasos del Dr. Joseph Murray, que en 1954 logró con éxito el primer alotransplante renal; el Cirujano Plástico Restaurador se dedica al alotransplante compuesto vascularizado. Este cirujano debe ser colaborador, multidisciplinario, humilde, éticamente valiente, honesto, paciente y justo; características necesarias para tener éxito dentro de un equipo multidisciplinario.

 

Debemos trabajar en conjunto con las demás especialidades, apoyar a las Asociaciones filiales de la AMCPER, estimular el intercambio de conocimiento de las distintas áreas de interés de la especialidad dentro de los congresos; promover y dar el debido reconocimiento a los distintos cursos de fellowship vigentes y a los que se generen en el futuro. Si no existen estas asociaciones filiales, la AMCPER debe fomentar su creación y su control.

 

 

 

 

La palabra cosmética deriva del término kosmetiké techné que se refiere al arte del aseo, designando el atuendo, la higiene y las medidas de prevención apropiadas. Muy semejante a los objetivos de la Cirugía Plástica en su acepción más básica de “belleza es salud”.

Se diferencia de la comótica, que deriva de kommotiké techné y que designa el arte (técnica) del maquillaje (9). Por tanto, se debe crear la Medicina Cosmética como una filial a la Cirugía Plástica, ya que está contemplada por la medicina general y además, existen muchos antecedentes de ella en la medicina preventiva.

Por su parte, la palabra estética deriva del griego aishtetiké que significa percepción. Actualmente, en el lenguaje coloquial se utiliza para referirse a lo bello. Algunos autores han pretendido sustituirla por calología, que atendiendo a su etimología, significa ‘ciencia de lo bello’ (kalos=bello) (10).

Personalmente creo que el lenguaje coloquial manda, y que Cirugía Plástica Estética significa cirugía para moldear o dar forma a la belleza. No veo una razón válida para retirarla del nombre de nuestras asociaciones; imaginen una Medicina Calótica. Todos somos dueños de las palabras cuyo fin es la comunicación, el elemento esencial para que el conocimiento se manifieste. Es nuestro deber adoptar cualquier palabra que se relacione con nuestro quehacer, tanto las que ya se aplican, como las que surgen constantemente.

 

Estudios de prospección en los EE.UU. reflejan para el 2030 un crecimiento aproximado en los procedimientos quirúrgicos estéticos del 120%, que equivale a un incremento anual del 7.1%. Los procedimientos que se plantean como los más recurridos serán el aumento de mamas, las lipoplastía y las blefaroplastias (11).

Debemos prepararnos de la mejor manera para manejar este conocimiento. ¿Estamos los Cirujanos Plásticos mexicanos preparados para manejar las necesidades del mercado, necesidades creadas por los llamados “especialistas en medicina estética”, en caso de que estos pudieran desaparecer súbitamente?

Bibliografía:

1.- http://www.usatoday.com/story/news/politics/2014/06/29/primary-care-shortage-health/11101265/
2.- Camp, Matthew C.; Wong, Wendy W.; Wong, Ryan Y.; Who Is Providing Aesthetic Surgery? A Detailed Examination of the Geographic Distribution and Training Backgrounds of Cosmetic Practitioners in Southern California , Plastic & Reconstructive Surgery. 125(4):1257-1262, April 2010.
3.-http://healthland.time.com/2012/04/27/doctors-salaries-who-earns-the-most-and-the-least/
4.-http://www.forbes.com/sites/jacquelynsmith/2014/02/13/the-best-internships-for-2014/
5.- http://www.forbes.com/sites/jacquelynsmith/2013/07/18/the-best-paying-jobs-for-doctors/
  1. – Barr, Jason S.; Sinno, Sammy; Cimino, Marcus; Saadeh, Pierre B.   Clinicians Performing Cosmetic Surgery in the Community: A Nationwide Analysis of Physician Certification. Plastic & Reconstructive Surgery. 135(1):92e-98e, January 2015.
7.- http://www.wsj.com/articles/SB10001424052702304506904575180331528424238
8.-Carty, Matthew J.; Pribaz, Julian J.; Talbot, Simon G.; Caterson, Edward J.; Pomahac, Bohdan
     The Advent of the Restorative Plastic Surgeon. Plastic & Reconstructive Surgery. 133(1):182-186,     January 2014.
9.-Paquet Dominique, La historia de la belleza. 1998, Ediciones B,S.A.
10.- http://es.wikipedia.org/wiki/Est%C3%A9tica
  1. – Broer, P. Niclas; Levine, Steven M.; Juran, Sabrina, Plastic Surgery: Quo Vadis? Current Trends and Future Projections of Aesthetic Plastic Surgical Procedures in the United States. Plastic & Reconstructive Surgery. 133(3):293e-302e, March 2014.
Derechos Reservados ©
The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.