Misión Monterrey

Por : Dr. José Alejandro Mena Chávez.

Una de las fundaciones altruistas de mayor reconocimiento a nivel internacional es “Operation Smile”. Su objetivo, es realizar cirugías gratuitas para corregir malformaciones congénitas de labio y paladar hendido en todo el mundo.

En 1982 el Dr. William P. Magee Jr. y su esposa Kathleen S. Magee crearon esta fundación que actualmente representan y dirigen en más de 60 países alrededor del mundo. Desde entonces, realizan misiones de evaluaciones completas y cirugías en base a un equipo multidisciplinario.

Del pasado 2 al 10 de octubre del 2014, nos reunimos más de 60 voluntarios de 9 nacionalidades en el Hospital Christus Muguerza –al sur de la ciudad de Monterrey-, para materializar la misión en México planeada por Benjamín Mijangos y Mauricio Rojas (coordinadores de Operation Smile en México); en colaboración con las autoridades de la Secretaría de Salud del Estado de Nuevo León, del DIF de Nuevo León, DIF Coahuila y el Grupo Christus Muguerza, entre otros voluntarios y patrocinadores.

El Hospital Muguerza nos recibió con los brazos abiertos y fue un gran anfitrión. La misión fue descrita como una misión histórica y la mejor de Operation Smile hasta el momento en México.

El equipo multidisciplinario estuvo integrado por especialistas en toma de datos, fotografía clínica, signos vitales (enfermería), cirugía plástica, pediatría, anestesiología, dental, laboratorio clínico, terapia del lenguaje, coordinación clínica, y otros voluntarios.

Dentro del equipo quirúrgico participamos 6 Cirujanos Plásticos: 3 Cirujanos Plásticos Certificados de México, un italiano, un filipino, un colombiano y un Cirujano Maxilofacial proveniente de Guatemala.

Asistieron pacientes de los estados de Nuevo León, Zacatecas, Tamaulipas, Coahuila, San Luis Potosí y Veracruz, entre los cuales realizamos 3,490 consultas y en cinco días, logramos operar a 124 de ellos, llevando a cabo 175 procedimientos quirúrgicos y 40 impresiones para tratamiento de ortodoncia.

Personalmente operé a 22 pacientes. Todos fueron únicos y especiales, sin embargo, al recibir a la última paciente que tenía una deformidad en silbido por un labio muy corto, me entrevisté con su madre quien me dijo: “Doctor, mi hija cumple 15 años, ¿Le podrá usted corregir también su nariz?”.

-Sabiendo que por esa petición, sería el último en salir, pensé: ¿Por qué no?

Entonces, le hice una Queiloplastía Unilateral Secundaria y una Rinoplastía Estética.

Ese mismo día por la noche pasé visita a todos mis pacientes; en ese momento, dicha paciente y su madre, me entregaron una rosa blanca de fantasía, un llavero y un pedacito de papel que decía lo siguiente: “Vienes desde lejos a apoyarnos. A prestarle tus manos a Dios para terminar su obra. Sin darte cuenta que la obra más hermosa ya la has hecho, pues con tu generosidad tú no solo le diste tus manos, sino tu tiempo, tu espacio, tu alegría y entusiasmo. Aún más, no sólo reconstruyes mi rostro, sino también mis ilusiones, fortaleces mi alma y mis ganas de seguir. Sanas no sólo a niños, sino a familias enteras con tu amor. No te conformas sólo con eso, sobre todo me haces ver que sola no estoy, porque tú, guerrero incansable vas a mi lado. Gracias por abrirme tu hermoso corazón y ser las manos de Dios para aliviar mi dolor, mil gracias.” 

Estos detalles tan simples, nos hacen volver a casa con una gran satisfacción, una gran sonrisa, con gran alegría y mucha energía para la siguiente misión altruista. Fue una experiencia humanitaria ¡muy gratificante e inolvidable!

El espíritu altruista es algo que todo médico debe tener en su vida. El altruismo es una gran labor, humilde, noble y humanitaria para nuestros semejantes.

Si la vida y nuestras habilidades quirúrgicas nos llenan de recompensas, ¿por qué no llenar la vida de otros con recompensas a través de nuestras habilidades quirúrgicas?

En mi caso, este espíritu altruista nació hace muchos años, a través del gran ejemplo que tomé de mi padre, el Dr. José Mena Olalde, quien a su vez, fue inspirado por una experiencia única -en el lecho familiar-, gracias a uno de los mejores regalos de la vida.

Siempre he dicho que ‘las malformaciones congénitas no distinguen razas ni clases sociales. Las hendiduras de labio y paladar son un ejemplo de ellas’.
¡Colaboremos todos para hacer sonreír y hablar de forma adecuada a los niños de México y de todo el mundo! Porque en esta gran labor, sólo existe una nación, una religión, una cultura, una política y una clase social: El amor hacia los niños.

Derechos Reservados ©

10735790_362929990540796_1376543319_n 10751748_362929993874129_1903499783_n 10752050_362930327207429_645925537_n 10799521_362930323874096_512911504_n

The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.